Enamorar a nuestros clientes, es sin duda, uno de los mayores retos a los que nos enfrentamos y que siempre deseamos conseguir.   Por eso, es fundamental hacer de nuestra forma de trabajar una experiencia inolvidable. Son esas emociones positivas, vivencias y recuerdos los que generan un vínculo con el cliente para que no sólo nos elija, sino que nos convierta en su media naranja.

¿Qué podemos hacer para enamorar a nuestros clientes? ¿Cómo podemos construir una relación duradera con el cliente? Desde ON Soluciones te damos algunas pistas que pueden ayudarte a conseguir que el cliente te elija siempre.

En primer lugar, al comenzar una nueva relación con el cliente es necesario crear un espacio de confianza en el que el cliente se sienta cómodo para exponer la situación en la que se encuentra o hacia donde quiere ir. Ser honestos, mantener siempre una comunicación clara y constante a la hora de expresar nuestras opiniones, siendo objetivos puede ayudarnos a construir un nuevo camino en el que el cliente nos elija para acompañarle.

Cuando ya hemos iniciado una relación con el cliente, es aconsejable ponerse en sus zapatos y para ello, debemos hacer el ejercicio de pensar como el cliente y entender cuáles son sus necesidades. Asumir nuestra actitud de facilitador y acompañarle en el viaje hacia el cambio o progreso que quiere conseguir. Siendo empáticos, no sólo podemos entenderle y hacer mejor nuestro trabajo, sino construir una relación real que consiga acercarnos a él para terminar siendo su mejor aliado.


Estar al día de las últimas tendencias del sector, cuestionar las normas y procesos establecidos, tener iniciativa para explorar, detectar oportunidades o plantearse nuevas soluciones, son las características que todo cliente desearía encontrar en un colaborador. Ser curioso, preguntar, analizar y pedir feedback sobre todo lo que hacemos, nos permite conocer aquellos puntos de mejora de los que no éramos conscientes o aquellos indicadores que demuestran que nuestra relación con el cliente va en la dirección correcta.

Ser profesionales flexibles puede llamar la atención y hacernos destacar frente al cliente, aprender a desafiarnos para salir de la zona de confort, hacer frente a los cambios, adaptarte a ellos, incluso si llegan de sorpresa, hace que consigamos estimular nuestra creatividad, capacidad de innovar y ofreciéndole al cliente en muchos casos, una nueva manera de ver las cosas.

Cada vez que nos enfrentamos a algo nuevo que surge sin que lo esperemos debemos visualizarlo como una oportunidad para convertirlo en algo muy positivo.

Esfuérzate cuidando todos los detalles, trabaja con seriedad, cuando analices datos, intenta que siempre sean lo más reales posibles, dedica tiempo para analizar todo correctamente y haz propuestas perfectamente argumentadas. Ser rigurosos en los plazos pactados o creando presentaciones que expongan con claridad resultados o acciones que se quieren llevar a cabo, nos hacen tener credibilidad frente al cliente y además le ofrece tranquilidad, haciéndole sentir que todo está bajo control.

Por último, debemos ser comprometidos y entusiastas por naturaleza.

Ser comprometidos con nuestro trabajo nos hace superarnos y buscar mejores resultados. Ese compromiso, nace de la motivación y la pasión al afrontar las cosas, defender nuestros valores y creer en lo que hacemos, nos hace implicarnos, y esto, es un valor añadido en nuestra relación con el cliente.  

El entusiasmo es una actitud que puede transmitirse o ser contagiosa y eso es lo que debemos hacer con nuestros clientes… contagiarles de nuestra energía, confianza y seguridad al afrontar cualquier obstáculo que aparezca en el camino, valorar, asumir riesgos y hacer todo lo posible por lograr cumplir los objetivos. Como decía Arthur Balfour: “El entusiasmo mueve el mundo”.

Recuerda que la energía del amor puede tener efectos muy poderosos en los demás, pon amor en todo lo que haces y haz que los demás disfruten contigo. Enamora a tus clientes y colaboradores y deja que surja la magia… Ser amorosos puede hacer del mundo, un lugar mucho más feliz.

.

Tags

No hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Archivos